A mi padre…

Han pasado 30 años de tu partida y fue tan grande la huella que dejaste en mi, que ni el tiempo la podrá borrar… Cuando recuerdo mi niñez, sólo puedo asociarla contigo, con esas largas caminatas por los caminos destapados de mi pueblo natal, cojidita de tu mano, tan chiquita …